Dinero

Existe un mal que aqueja a la humanidad, tan antiguo, que el tiempo yace entrelazado a sus caprichos.

Provoca entre los hombres divisiones, envidias y malos entendidos.

Economía, le llaman algunos. Civilización, le dicen otros. Es en cambio  la cuantificación de una persona. El valor dado arbitrariamente a cada una de las cosas que hay a nuestro alrededor.

El agua, el alimento, la tierra bajo nuestros pies y algún día, tal vez el aire a nuestro alrededor. Todo reducido a números y costos.

Es necesario para vivir, es necesario para sobrevivir. Y sin embargo es el pretexto perfecto para impedir la realización de buenas ideas, proyectos que serían la salvación del medio ambiente y de los pueblos de escasos recursos. Porque está en manos de muy pocos, amos y señores; reyes sin corona, rodeados de vasallos sin un estado.

Lo necesitaré cada día de la vida, pero lo odiaré cada día, aún más.

Amo inmisericorde al que cada uno de nosotros se dirige tarde o temprano.

Somos personas, no monedas, y aún así todo se reduce a: ¿cuánto te costó?, ¿cuánto gastaste?, ¿cuánto ganas?, ¿cuánto tienes?…


Relato basado en el disparador del día 9 de la lista oficial Writober 2018

Vuelo

Durante muchos años ha sido lo mismo, el mismo sueño, la misma sensación.

Comenzó una noche como cualquier otra, recuerdo mi sueño como si lo hubiera vivido.

Estando despierta jamás habría subido a la azotea del edificio –le tengo miedo a las alturas–; pero, ese día, en ese sueño yo estaba allí, observando desde las alturas. Podía ver las montañas hacia el horizonte y los techos de toda la colonia. Mis pies no tocaban el techo, me percaté que poco a poco iba elevándome cada vez más alto hacia las nubes. Sin saber muy bien cómo, pasé sobre las casas, sobre los campos, sobre las carreteras y me alejé…

Desperté con una sensación de libertad que jamás había experimentado, me sentía poderosa.

Y así en diferentes lugares, en diferentes contextos, yo podía emprender el vuelo siempre que quisiera.

¿Han tenido esos sueños en los que no pueden correr? Son desesperantes. Pero para mí no son problema, siempre podía elevarme por los cielos y escapar… o eso era hasta hace unos días.

Fué un sueño obscuro, a diferencia del primero en donde era de día, en éste era medianoche. Debía escapar, como otras tantas veces de mis perseguidores,  pero está vez, por mas que lo intentara no podía elevarme, saltaba con todas mis fuerzas y de nuevo terminaba en el suelo. Se acercaban, no podía huir de ellos. Comencé a llorar, no lograba entender porque no podía volar, una persona a mi lado me dijo que parara que ya no podía seguir así, miré hacia atrás y la ví. Ella sostenía una cadena entre sus manos, la cadena estaba atada a un grillete en mi tobillo, ¡por eso no podía elevarme!, cada que lo intentaba ella tiraba de la cadena y me devolvía estrellándome en el piso. Se acercan, puedo verlos, ella sonríe pero triste. Intento arrancar el grillete…

Desperté, con lágrimas y sollozos reprimidos en mi garganta y una sensación de impotencia que me impidió volver a conciliar el sueño.

No he vuelto a soñar que emprendo el vuelo hacia lugares desconocidos. Mis pies parecen de plomo cada vez que lo he intentado.

Ahora comprendo que aquella que sostenía la cadena era yo misma; yo coloqué ese grillete en mis pies. Me olvidé de soñar, de vivir, de volar, me olvidé de mí misma.


Relato basado en el disparador del día 10 de la lista oficial Writober 2018

Soledad

Hay gente a mi alrededor.
Hay voces, risas y lamentos.
Hay un vacío en mis adentros.
Hay un hueco en mi interior.

En dondequiera que miro,
está junto a mí siempre
se siente en el ambiente,
se siente en un suspiro.

Si caes bajo el cuidado
de la Reina benevolente
sin atadura ni grillete
te mantiene marginado.

Refugio de los débiles
de alma frágil e inocente;
el verdugo inconsciente
de los llamados fuertes.

Se oculta  en la mirada
y a simple vista se muestra
es compañera nuestra
y carcelera de tu alma.


Relato basado en el disparador del día 8 de la lista oficial Writober 2018

52 retos de escritura para 2021

¡Y la tercera es la vencida!

Cómo cada año el blog de LiterUp nos invita a participar en sus 52 retos, uno por semana, 52 relatos al finalizar el año.

Es el tercer año consecutivo que decido inscribirme al reto de escritura de LiterUp y la verdad es que no he sido capaz de completarlo, de hecho el año pasado no logré escribir ni uno solo (。•́︿•̀。) y en 2019, solo cuatro (。ノω\。).

Vengo decidida a ponerme en primer lugar y no volver a dejar de lado mis gustos y sueños.

Cada relato será publicado a lo largo de la semana correspondiente y en una entrada nueva de éste blog.


A continuación les dejo la lista con los 52 retos:

Suciedad

A mi alrededor la gente camina sin darse cuenta. Respiran el aire sin siquiera pensarlo dos veces.

Cuando llueve, reciben el agua con naturalidad. Escuché una vez que alguien dijo que la lluvia lava las calles. ¡Que absurdo! En éste lugar la lluvia hace que la pestilencia te revuelva el estómago, te salpica y se acumula en los rincones de las calles sombreadas.

Está por todas partes, nadie parece verla, pero yo sí, allí… allá… como un monstruo amenazando con tragarme.

En casa es diferente y aún así la siento sobre mí. En la bañera me quedo un buen rato refregando mi piel contra la esponja nueva que he comprado. Ya duele, mi piel se enrojece y creo que empieza a sangrar…

Está por todas partes, ¡no se quita! ¡NO SE QUITA!

Lágrimas ruedan por mis mejillas y se confunden con el agua de la bañera.

Tal vez…

Está en mi interior.


Relato basado en el disparador “suciedad“, día 6 Writober 2018

Transformación

—Y que pasaría si pudiésemos activar eso en nosotros —repetía el muchacho por milésima vez—, ¡te imaginas! Podríamos ser…

La jóven junto a el solo negaba con la cabeza mientras le sonreía de un modo dulce.

—¿Como los personajes de tus cómics? —completó la frase señalando el fascículo entre las manos de su amigo—. Por algo se llama ficción.

—Sí, pero, no sería genial, es decir… para nosotros …

Sus miradas entristecieron y un silencio que se sentía extraño se hizo presente.

Al doblar la esquina los encontraron. Todos los días, siempre en el mismo lugar. Habían intentado rodear, pero sus opciones eran el basurero de chatarra o extender su caminata una hora para llegar a casa; cosa que sus padres jamás admitirían.

—¡Hey linda! —gritó uno acercándose a ellos— ¿Cuándo vas a dejar ese perdedor y conocer a un hombre de verdad?

Risas burlonas.

El estómago se le hacía un nudo, su amiga apresuraba el paso. Pero hoy, él ya no quería simplemente agachar la cabeza esperando el día en que se graduaran y no tuvieran que pasar más por allí.

Apretó los puños. Respiró profundamente. Dió un paso en dirección a ellos.

Una sensación extraña se arremolinaba en su cabeza, en su estómago, sentía un cosquilleo en las manos.

Su amiga lo miró preocupada. Los bravucones cesaron sus burlas, lo miraron con seriedad.

Su corazón latía rápido, la adrenalina en su cuerpo estaba al máximo. Era la primera vez que se sentía decidido, poderoso.

«Esta sensación, ¿estará pasando, será posible? Siento un remolino en mi estómago… pasará de verdad…»

Un paso más. Otro más.

—¡Harry cuidado!

Restos de lodo producto de las últimas lluvias hicieron que resbalara y cayera de espaldas aterrizando sentado sobre el piso.

Carcajadas. El muchacho que parecía el líder se agachó a verlo, burlón y retador.

—¡Después de todo parece que no eres un perdedor, simplemente tienes mala suerte! —Soltó una ensordecedora carcajada.

Avergonzado, se levantó rechazando la ayuda de su amiga.

«Las clases de defensa personal no estarían de más»

Relato basado en el disparador del día 7 de la lista oficial Writober 2018

52 retos de escritura 2020

banner-participante-52-retos-literup

El propósito principal de éste blog es subir, semana a semana, cada uno de los relatos correspondientes al desafío de la página LiterUp para éste año.

Por diversas circunstancias no me fue posible escribir un solo relato durante el 2020; además de la pandemia tuve complicaciones emocionales y económicas desde enero.

Dejaré ésta entrada como testimonio y recordatorio de que no volveré a dejar a un lado mis gustos y sueños, pase lo que pase.

A continuación dejo el listado de los 52 retos:

Screenshot_20200106-214430

Screenshot_20200106-214437

Screenshot_20200106-214523

Screenshot_20200106-214534

Screenshot_20200106-214552

Screenshot_20200106-214612

Screenshot_20200106-214625

Screenshot_20200106-214720Screenshot_20200106-214730